Patinar es beneficioso para la salud

Por una parte, en una sociedad cada vez más obesa y con problemas de salud derivados del sedentarismo, es importante hacer deporte. Por otra parte, los servicios de urgencias conocen bien los problemas de roturas y fracturas que llevan a muchos patinadores a la sala de operaciones.  ¿Por tanto, vale la pena arriesgarse patinando? Yo creo que sí.

Aspectos positivos del patinaje

Se trata de un ejercicio cardiovascular moderado y menos agresivo para las piernas que el footing , el squash o el tenis. Fortalece pantorrillas, muslos, caderas, abdominales y glúteos sin machacar las articulaciones. Es un ejercicio completo que no cansa, ya que no se puede hacer más esfuerzo del que la técnica le permite al propio patinador. Es un deporte satisfactorio y se puede practicar sólo o en grupo.

No hay muchos análisis del patinaje a nivel fisiológico. De las publicaciones de algunos autores que sí se han dedicado a estudiar la dinámica del patinaje se desprende que patinar influye positivamente sobre el sistema cardiovascular y por ello es un deporte muy bueno para aumentar la resistencia física de personas poco entrenadas y con sobrepeso.

Entrando en detalle, se ha estudiado la relación entre el lactato en la sangre y la frecuencia cardiaca de patinadores amateur en relación con actividades como correr o ir en bicicleta.

salud1

Patinar es menos cansino pero igual de efectivo que correr

En general, la producción de lactato en relación al consumo de oxígeno es bastante similar patinando o pedaleando, ya que los grupos de músculos involucrados en ambas actividades son parecido (caderas, glúteos y piernas).

Comparando el pulso, volúmen de óxigeno y producción de lactato de un patinador según el movimiento con un ángulo de cadera bajo y alto, se ha visto que a igual velocidad y oxigenacion la postura más inclinada conlleva un aumento de la frecuencia cardiaco, pero una menor oxigenación y producción de lactato del muslo. El esfuerzo del patinador principante es similar al de correr en una cinta, pero con menos cansancio en las piernas.

Comparando dos grupos de estudiantes que durante nueve semanas entrenaron o patinando o corriendo, el estudio médico constató que el grupo de patinadores y el de los corredores experimentaron una mejora en su resistencia física casi idéntica.

Con otras palabras, el patinador principiante se esfuerza como un corredor, pero con menor esfuerzo muscular. Parece que patinar aumenta la resistencia física pero consume menos oxígeno que correr, con lo que también personas sin entrenamiento ni condición física pueden mejorar su estado de salud con menos esfuerzo y menos agujetas que si comenzaran a correr.

Cuando los músculos requieren más energía de la que puede proporcionarles el oxígeno de la sangre aumenta la concentración de lactatos. Esta concentración no es la responsable de las agujetas.

Las agujetas se producen por acidosis a causa de una oxidación ralentizada o por microroturas en las fibras musculares.

El patinaje influye en el nivel de colesterol

Casi todos los deportes de resistencia tienen una influencia positiva sobre el nivel de colesterol en personas sanas. Aunque no influya mucho en el nivel global de colesterol, un deporte de resistencia a largo plazo incrementa el HDL o “colesterol bueno”, mientras que el LDL o “colesterol malo” suele bajar.  Esto es positivo e importante para prevenir el riesgo de enfermedads coronarias. El deporte también activa en general todo el sistema de metabolismo de lípidos o grasas. Esto indudablemente contribuye a la salud .