Relación entre el tipo de bota y la musculatura

¿Influye el tipo de bota de los patines en la actividad muscular del patinador?

No es fácil encontrar la bota de patines ideal en medio de la multidud de modelos y marcas disponibles. Pero si pensamos en la cantidad de corredores que sufren problemas y lesiones por un calzado inadecuado, no se puede descartar que haya patinadores que puedan sufrir molestias por una mala elección de su equipo.

Porque no sólo influye la talla de la bota en la comodidad de un patin. Hay que considerar que cada persona desarrolla un estilo individual y además tiene una fisiología diferente.

Los componentes de un patín o de una bota de patín son en general bastante similares. La mayoría de botas está formada por una bota de carcasa rígida con un botín interior o alternativamente por una bota blanda con sujeciones rígidas.

La posición al patinar

En la posición típica del patinador, el torso se inclina un poco hacia delante en la fase de deslizamiento, a la vez que la rodilla de la pierna que se desliza está un poco doblada. Esta posición es la más aerodinámica y la mayoría de patinadores la adoptan de forma instintiva. Con la ligera inclinación, el centro de gravedad del cuerpo baja un poco hacia el suelo. Esto ayuda al patinador a conservar el equilibrio.

En la fase de arranque el patinador se empuja con una pierna y se da impulso. Este impulso parte de la extensión de las articulaciones de la cadera y la rodilla seguidas de una flexión en la articulación del pie. En el momento del impulso la cadera se extienda casi completamente. Esto hace que la postura sea más erguida, casi normal.

A velocidades normales, en la fase de arranque y la fase de deslizamiento el cuerpo se inclina algo hacia delante y las rodillas están sólo un poco flexionadas. En esta posición no se sobrecargan los muslos.

Al acelerar, el patinador flexiona más las articulaciones de cadera y rodilla, y también inclina más el torso. Las piernas también están más inclinadas hacia delante, con lo que la postura está inclinada hacia delante y el centro de gravedad en una posición más baja. La rodilla se flexiona más y con ello se puede dar un mayor impulso, que aumenta la velocidad.

Diferencias entre bota blanda y bota dura

Según un estudio universitario realizado con patinadores, a los que se midieron los ángulos de inclinación de las articulaciones y las reacciones químicas en lus músculos del pie hasta la cintura, hay diferencias de reacción medibles entre botas blandas y bota rígida.

Las botas blandas, al ser más flexiblas y a la vez brindar la sujeción de forma más compacta por encima del tobillo, permiten una postura algo más erguida, con lo que se obtiene más libertad de movimiento. Esto hace que a velocidades lentas o moderadas un patinador con bota blanda tenga una postura más recta que uno con la bota dura.

Dado que con botas blandas el patinador patina algo más erguido que con la bota dura, el impulso requiere menor esfuerzo que con una bota rígida.

Al aumentar la velocidad, el patinador adopta una postura algo más inclinada y baja el centro de gravedad. Con botas blandas el ángulo de la inclinación del pie respecto al suelo es algo mayor, o sea, que con la bota blanda se flexiona un poco más la articulación del pie.

Al revés esto significa que la bota rígida hace trabajar un poco más la musculatura de pies y piernas. Aunque la bota rígida parece sujetar más fuertemente el pie, en realidad le deja menos maniobrabilidad. Esto puede dar una sensación de menos estabilidad que se compensa con un poco más de  trabajo muscular.

Por ello hay personas que prefieren la bota blanda a una bota rígida.