Guía para comprar patines de velocidad



Qué es el patinaje de velocidad

Este post es para los que hayáis pensado en comprar patines de velocidad, pero todavía no sepáis muy bien de qué va esto. Los patines de velocidad se usan principalemente en un entorno de competición. Es la modalidad de patinaje con más estructura oficial, ya que existen federaciones de patinaje a nivel internacional con organismos centrales, competiciones y todo un mundo en torno a las carreras de patinaje. Anualmente se celebra el campeonato del mundo de patinaje sobre patines en linea, que es quizá el evento más prestigioso y conocido fuera del mundillo del patinaje.

Los primeros campeonatos se celebraron antes de la segunda guerra mundial en los años 30 del siglo pasado. El patinaje como competición organizada surgió en Francia en los años 20. De allí que todavía hoy la Federación Internacional de Patinaje tenga su organismo central en Paris, aunque hay ya Federaciones de Patinaje en todo el mundo, incluidos España, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Mexico y prácticamente todos los países latinoamericanos.

Estas federaciones ya no sólo cubren el patinaje de velocidad sino también se dedican a la actividad organizada de hockey sobre patines, patinaje artístico y patinaje freestyle.

El hecho de que el patinaje de velocidad esté ligado a la competición contribuye a que a nivel de desarrollo y fabricación, los patines de velocidad suelan ser pioneros en cuanto a materiales. Muchas innovaciones técnicas que salen para patines en línea luego se aplican también a patines para todos los estilos.

Para quien se interese por estas cosas, aquí va el enlace a la federación española de patinaje y la federación internacional de patinaje.

Cómo son los patines de velocidad

Hay algunas características de patines de velocidad que saltan a la vista:

  • La bota es de caña baja, es casi como una zapatilla de deporte
  • Las ruedas son más grandes
  • No llevan freno
PatinesVelocidad1

Estos patines de velocidad ya tienen algunos añitos. La forma básica sigue siendo la misma a pesar de los años: bota de caña baja y una guía muy ligera y más larga. (Foto de Torok Imre (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons)

Con una bota de caña baja falta la sujeción a la tibia, pero se gana flexibilidad en el tobillo. Toda la zona que rodea el tobillo en sí hasta la articulación, que queda libre, es especialmente estable y está reforzada. Esa es justamente la zona que las botas rígidas de patines freeskate o fitnes protegen menos porque fijan la bota por encima del tobillo. En los patines de velocidad el tobillo está reforzado y estabilizado, pero la articulación tiene libertad. Las botas o zapatillas se atan con cordones o alguna fijación adicional y son más rápidas para calzar que un patin en línea convencional.

Muchos modelos de bota pueden moldearse al pie del patinador aplicando calor. Eso es algo que muchas veces se hace en la tienda mismo al comprar el patín. También se puede hacer en el horno de casa. Podeis leer un post sobre cómo moldear la bota con calor en el horno de casa aquí.

Esta flexibilidad permite una postura adecuada para el patinaje de velocidad, en el que se patina en ángulos de inclinación lateral hacia dentro y hacia fuera, además de la técnica llamada “Double-Push”.

Los patines de velocidad se diseñan pensando en la competición de velocidad, que normalmente se realiza en un circuito o sobre asfalto. En estos patines el peso es un factor importante. El material empleado suele ser fibra de carbono para la bota y aluminio para las guías de aluminio. Las guías son más largas al tener que acoplar ruedas más grandes y más duras porque al ser más altas y largas necesitan más estabilidad. El ajuste de guías a la bota  en muchos patines de velocidad es ajustable para poder cambiar el tipo y número de ruedas que se quiere utilizar.

Hay patines con ruedas diferente tamaño, en los que la rueda delantera tiene 84 mm de diámetro y las traseras 100 mm. Otros tienen las cuatro ruedas de igual tamaño, entre 90mm y 110mm. Actualmente ya se fabrican patines con ruedas de 125mm.

La guía en patines de velocidad es más larga que en otros tipos de patín porque necesita más espacio para ruedas grandes. Suele ser de aluminio muy ligero pero estable.

A nivel de reglamento internacional se permiten hasta seis ruedas en una guía de máximo 50 cm de longitud, pero en la práctica la mayoría de patines llevan cuatro. En relación al número de ruedas hay modas y tendencias. Antes de que las ruedas alcanzaran tamaños por encima de los 90mm hubo modelos de patines que llevaban cinco ruedas. Con el aumento de tamaño en las ruedas se ha vuelto al patín de cuatro ruedas. Últimamente ya se ven patines con tres ruedas que llevan ruedas de 110mm y una guía más corta.

Otra característica de los patines de velocidad es la calidad del material. La dureza y rigidez del material trasladan la fuerza a la guía de aluminio, que es muy ligera, y de allí la presión se traslada casi sin pérdida a las ruedas. Esto influye en la pisada, que propulsa con más impulso que lo haría con una estructura flexible. Por eso los patines de velocidad se construyen con materiales ligeros pero muy duros y estables como fibra de carbono.

Patinar con patines de velocidad

El patinaje de velocidad se practica en circuitos, que pueden ser en pabellones cubiertos sobre pista de madera o en circuitos abiertos sobre pistas de patinaje e incluso rutas urbanas especialmente preparadas. Esto suele hacerse dentro del marco de una actividad federada.

Al margen de la actividad reglada, hay muchos patinadores que disfrutan del patinaje de velocidad al margen de los canales oficiales y ruedan por rutas y circuitos abiertos. En principio, cualquier pista de cemento o asfalto liso sirve para patinar a mucha velocidad.

La técnica típica del patinador de velocidad se conoce como “double push” o “doble impulso”.

Los patines de velocidad no son aptos para principiantes

No es recomendable comenzar a patinar con patines de velocidad. Son patines pensados para competir en carreras y por tanto no se recomiendan para iniciar el patinaje.

Sobre todo porque el doble impulso es una técnica de patinaje avanzada. No tiene sentido lanzarse con patines de velocidad si no se tiene un mínimo de estabilidad al patinar. Un principiante que se inicie como primer patin con unos patines de velocidad deberá tener mucho cuidado con sus tobillos además de practicar la frenada sin taco antes de aventurarse a coger velocidad.

Incluso el cambio de patines de fitnes a velocidad no siempre es fácil incluso para patinadores avanzados. La razón es que hay que acostumbrarse a la inestabilidad de la postura en comparación con el patinaje en patines de bota con caña alta. La musculatura que se activa y refuerza al practicar el patinaje de velocidad es diferente a la de los patines en línea con bota alta y se necesitan unas semanas para adaptar la pierna al nuevo estilo. Por eso es recomendable seguir patinando con patines de velocidad con ruedas normales y cambiar a las ruedas grandes cuando ya se han desarrollado el estilo y fortalecido los tobillos.

Principales marcas de patines de velocidad

Dado que los patines de velocidad se utilizan para competición, el mercado es menor y son patines muy sofisticados, sólo marcas reconocidas y de prestigio fabrican patines de velocidad. A la hora de comprar patines de velocidad hay que tener en cuenta que la finalidad es la competición y por tanto se suelen fabricar con criterios de mucha calidad:

Precio de patines de velocidad

Por su nivel de especialización y la calidad del material, los patines de velocidad son la gama más cara del patinaje. Comprar patines de velocidad puede suponer un precio inicial de tres y cuatro veces el precio de unos buenos patines de fitnes. Muchos modelos comienzan por encima de los 400 €. Por tanto, comprar patines de velocidad es un asunto serio.

Proceso de fabricación de patines de velocidad

Ee este vídeo que alguien ha grabado de un programa de televisión enseñan cómo se fabrican patines de velocidad, en concreto las botas, en un pequeño taller.