Guía para comprar patines de slalom



A qué se llama freestyle slalom o conos en el patinaje

El patinaje con conos o freestyle slalom consiste en patinar alrededor de una serie de conos dispuestos sobre la pista realizando figuras de patinaje con los pies. La distancia suele ser corta y dependiendo de la pericia del patinador parece que baile entre los conos.

Se trata de un estilo muy vistoso y también muy elaborado, cuyos límites están marcados por la fantasía de cada patinador. Hay verdaderos artistas en esta modalidad de patinaje, que por otra parte requiere poco espacio ya que no se patina sobre grandes tramos o rutas ni a gran velocidad.

Hay un mundo de competición y espectáculos organizado en torno al patinaje de slalom, pero los trucos más simples se aprenden de forma relativamente fácil. Las técnicas están muy basadas en el cruce de pies, el equilibrio sobre un patin, el patinaje de espaldas y los cambios de dirección así como el patinaje sobre una punta del patín. Son todo técnicas muy finas y que requieren gran concentración para el que se decide por aprender este estilo de patinaje.

Obviamente, para un patinador principiante, lo primero es saber patinar: Mantener el equilibrio, desplazarse y frenar. Pero una vez aprendidas las bases, no hay ningún motivo para no comenzar a practicar pequeñas figuras de slalom con las que hacer los primeros pinitos.

Hay ejercicios que no son díficiles y muy buenos para principiantes como patinar entre conos, hacer eses y mantener el equilibrio sobre un pie. La práctica de estos ejercicios a pequeña escala incluso es muy saludable para la musculatura porque ningún movimiento es monótono ni dura mucho tiempo. Al principio las agujetas se hacen notar, pero eso desaparece pronto.

Al practicarse en espacios bastante limitados tampoco hay riesgos relacionados con tráfico de coches o cuestas. Sólo hay que tener un poco de cuidado con los esguinces. Con un buen precalentamiento también se previene esto.

Cómo son los patines para slalom

Patines Slalom

Estos patines pertenecen a una estrella del Slalom: Enrico Perano (foto:Wikipedia)

Los patines para slalom caen dentro de lo que normalmente se llama “freestyle“. Aunque a primera vista parece que cualquier patín que ni sea de velocidad ni de agresivo, no lleve frenos ni soul plate y tenga la bota dura sea apto para slalom, la realidad es que casi todos los patinadores tienen su propia opinión de lo que es un patín de slalom.

Cualquier patin con el que nos sintamos a gusto y con el que podamos girar fácilmente sobre nuestro propio eje se puede utilizar para patinar con conos. No obstante, se suelen llamar patines freestyle o patines de slalom a un cierto tipo de patin que mucha gente usa para hacer slalom y que tiene algunas características que facilitan las figuras.

Por ejemplo, los patines freestyle para slalom no llevan freno. Hay demasiados movimientos y figuras en los que un freno desequilibriaría al patinador y en los que hasta resultaría peligroso al chocar contra el suelo. Lo mismo vale para las placas tipo soul plate o las ruedas demasiado grandes.

Tampoco es recomendable practicar freestyle slalom con patines de zapatilla o bota blanda. El control de los pies y la estabilidad que se necesitan requieren de una bota dura que estabilice y mantenga inmóvil el pie dentro del patín.

Las ruedas deben ser muy fáciles de manejar, con lo que sin ser tán pequeñas como en los patines agresivos, son más bien pequeñas. Las guías o chasis por eso también son más cortas: Las ruedas no sobresalen más que uno o dos centímetros por delante y detrás del patín.

En cuanto al tamaño y configuración de las ruedas, hay un tipo de configuración que se llama “rockering“, en el cual las primera y última rueda son un poco más pequeñas. Esto tiene la ventaja de que para giros cerrados en los que se gira todo el patín apoyado sólo sobre una rueda delantera o trasera son más fáciles de realizar si hay una diferencia entre las rueda centrales y las del extremo del patín. Esta diferencia no es grande, muchas veces son sólo 4mm menos.

Muchos patinadores de hockey, que también requiere grandes habilidades de maniobra, utilizan una configuración tipo “rockering” similar en sus patines.

Factores a tener en cuenta al comprar patines para slalom

Para quien compre sus primeros patines pensando ya en la práctica de freestyle slalom, conviene probar y comprar sus patines teniendo en cuenta estos factores:

  • Debe ser muy manejable y flexible
  • El patín debe reaccionar inmediatamente a cualquier movimiento y ser muy preciso
  • A la vez, debe dar el máximo soporte

Es obvio que un principiante no va a poder distinguir nada de esto puesto que probablemente ni siquiera sea capaz de mantenerse en pie. ¿Cómo elegir entonces un patín concreto? Pues en principio hay que lanzarse y hacer caso de las recomendaciones de la tienda, elegir una marca y modelo reconocidos y tener un poco de confianza en los demás.

Mi primer consejo para cualquier principiante que quiera comprar patines de calidad y especializados, pero que todavía no sepa patinar, es que acuda acompañado de un patinador experimentado en la misma disciplina o que acuda a una tienda donde sepa que la gente que le aconseja también patina.

El segundo consejo es que se fie de las marcas especializadas en este tipo de patines, que aunque caras, han invertido muchos medios en investigación para desarrollar sus productos. Con seguridad la compra será buena y en caso de que realmente no esté plenamente satisfecho al cabo de un tiempo, unos buenos patines de marca son más fáciles de revender de segunda mano que unos patines baratos y anómimos.

Estos consejos los doy específicamente para patines especializados en slalom, porque suele haber una relación personal con el patin más estrecha que con unos patines de fitnes normales y corrientes.

La comodidad del patín siempre es el argumento Nr. 1

Aunque no corras maratones sobre patines freestyle, puedes pasar muchas horas sobre ruedas si realmente te enganchas a patinar. Esto significa que tus patines deben ser lo suficientemente cómodos como para que el límite de tiempo lo pongas tú y no tus doloridos pies.

Botas

Las botas deben dar soporte, mucho soporte. Hasta hace unos años, todas las botas para slalom solían ser completamente rígidas como una coraza. La razón era la estabilidad que brinda una bota dura en relación a una bota de cuero o material blando. Más tarde aparecieron patines para slalom con botas con materiales más flexibles con un soporte estabilizador que cubre la parte del talón y del tobillo, pero no cubre la totalidad de la bota interior. Esto es más cómodo para el pie sin menoscabo de la estabilidad. Ahora se encuentran otra vez modelos de bota integral de materiales nuevos con ventilación y flexibilidad aún siendo compeltamente duros.

Prácticamente todos los patines de slalom llevan un refuerzo extra de la zona del tobillo. Estos refuerzos no tienen que ver con la flexibilidad de la bota. Hay patines en los que la pierna tiene un poco más de juego y otro que se agarran como ventosas a la pantorilla por encima del tobillo.

Guías o chasis para patines para slalom

Las guías son cortas para poder manejar bien el patín. Suelen tener tamaños entre los 219 y 250 milímetros. La elección depende del tamaño del patinador: Una persona alta necesita una guía algo más larga porque no sólo tiene los pies más grandes. Además, su centro de gravedad se encuentra en relación al patín en una posición diferente al centro de gravedad de una persona pequeña.

El eje delantero de las ruedas debe encontrarse debajo de los dedos del pies, mientras que el eje para las ruedas traseras deberá encontrarse debajo del talón. Así se consigue que ruedas y bota estén alineadas en lo posible.

Lo ideal es una guía rígida de aluminio que transmita con fidelidad cualquier impulso a las ruedas. Una guía flexible o que amortigue el impulso distrae la fuerza y no trasmite la “orden” del pie con precisión. Si la guía cede, la reacción del patín a la presión y dirección del pie será lenta e impresisa.

Ruedas y guías de patines para slalom

Hay que tener en cuenta que al patinar entre conos no hay mucho espacio ni tiempo para el típico impulso de patinaje. Eso significa que haciendo muchos movimientos giratorios y de cambio de dirección a la vez que moviéndose hacia delante necesitamos ruedas que rueden con mucha soltura.

No tiene sentido utilizar ruedas excesivamente pequeñas o lentas si luego nos quedamos paradas a los 5-6 metros y menos si patinamos sobre un pie. Los patines tienen que “rodar solos”. Además con ruedas de tamaño normal los movimientos son más fluidos que con ruedas demasiado pequeñas.

Las ruedas de patines para slalom suelen tener un tamaño entre 72mm y 84mm. Hay muchas variantes individuales para cada patín, pero por lo general las ruedas son más pequeñas cuanto más filigranas queramos hacer, el peso que tenemos, etc. En general hay combinaciones típicas para chicas con ruedas de 72mm y 76mm y para chicos con ruedas de 76mm y 80mm.

En cuanto a la dureza de las ruedas, también depende de lo que queramos hacer. Se pueden cambiar más adelante, pero eso siempre cuesta algo de dinero.

Una dureza de 74A en el extremo más blando, tendrá buena adherencia al suelo y será muy suave y cómoda, pero también más lenta y se desgastará antes que una rueda de 90A o 100A, que rodará más rápida pero también transmitirá vibraciones y no tendrá tanta adherencia, aunque por eso también reaccionará mejor.

Para slalom se suelen elegir durezas entre 78A y 85A, o sea o blandas o semi-blandas.

Si se elige una configuración “rockering”, esto se traduce en p.ej. una alineacion de 72mm para la rueda trasera y delantera y de 76mm para las ruedas centrales o de 76mm y 80mm. Hay que comprobar si la guía permite utilizar ruedas de diferentes tamaño o no, porque no todas lo soportan.

Las guías o chasis que soportan alineaciones de ruedas de diferentes tamaños tienen el primer y último eje un poco más elevados que los dos centrales. Así se pueden llevar indistintamente las cuatro ruedas de tamaño similar o dos y dos de tamaño diferente. Esto tiene sentido para algunos trucos, ya que la diferencia de tamaño en las ruedas afecta directamente a la localización del centro de gravedad.

Marcas que lideran los patines para slalom

Seba es una marca que se ha especializado en patines tipo freestyle y lleva muchos años de experiencia con este tipo de patín. Es algo así como la referencia en patines de slalom. Rollerblade y Powerslide han sido junto con Seba marcas pioneras en patines de slalom con sus modelos Twister (Rollerblade) y Evo (Powerslide), aunque en general ambas marcas tienen su punto fuerte en otros tipos de patines. Sin olvidarnos de los patines freestyle italianos de Roxa. Sus modelos pueden resultar más o menos cómodos para cada patinador, pero es indudable que los productos son de calidad. Y los precios son acordes.

Es difícil encontrar patines de slalom por debajo de los 200 €, mientras que el precio habitual ronda más los 300 € o 400 €.

Campeonato de slalom

Fijaros no sólo en los movimientos sino en los patines: Se necesita por una lado mucha estabilidad para no doblarse el tobillo y a la vez el patín debe responder con rapidez y de forma ligera a cualquier impulso. Esto requiere una bota dura que sujete y estabilice bien el pie a la vez que no impida el movimiento. Las ruedas son relativamente pequeñas pero ruedan solas, porque tampoco queremos que los patines se queden parados. Este tipo de patin es muy especial para cada uno y la elección es un tema bastante personal.