Cómo compré mis primeros patines en línea

Confía siempre en tu propio instinto

Desde luego que no soy ni de lejos una super patinadora. He tenido mis fases de patinar con mucha intensidad y mis fases de dedicarme a otras cosas. Hay tantas cosas interesantes que soy incapaz de quedarme sólo con una. Pero en este post os cuento mi primera compra de patines.

Yo siempre veía a gente patinando, y quieras que no, te entra el gusanillo. Pero con los prejuicios tontos que a veces tenemos del tipo “ya no tengo edad para esto” nunca me preocupé del tema.

Hasta que un colega y amigo del trabajo, bastante más joven que yo, empezó a animarme a probarlo. Al final, me habló tanto de ir a patinar que me entró el gusanillo. Este amigo y sus colegas usaban patines agresivos y les gusta practicar saltos y piruetas. Aunque me picaba la curiosidad también para eso, yo en realidad tenía otra visión: Largos paseos en patines por toda la ciudad, patinando por la noche por calles vacías y con poco tráfico, disfrutando de la brisa del mar y con el mp3 enchufado a los oídos.

Los consejos no siempre coinciden con lo que uno quiere

Por supuesto, mis colegas me aconsejaron comprar patines tipo agresivo y me enviaron links de tiendas con fotos, etc. Pensé que quizá era más seguro comenzar a patinar con patines más lentos y estables, por eso de la edad y tal.

Ya tenía prácticamente un modelo muy concreto en mente cuando pisé por primera vez una tienda. Hay que decir también, que en ese momento tuve la suerte de vivir en una ciudad con una tienda especializada cerca de mi casa. No voy a dar pistas, pero ya os imaginaréis dónde.

Mi compra duró cuatro horas y salí contenta

Bueno, pues eso, allá me fui con mis patines agreasivos en mente que previamente había consultado en internet en base a los links que me envió mi amigo.

Sólo deciros que tras 4 horas de reloj y multitud de pruebas acabé comprándome unos patines en línea totalmente diferentes a todo lo que llevaba preparado. Sólo con contarle al chico que me atendía lo que yo quería alcanzar con esos patines, mi visión de las rutas junto al mar, ya me dijo que me olvidara de los agresivos y me comprara otra cosa.

Y así lo hice, tras muchas pruebas. Y obviamente no me he arrepentido de mi compra. La ayuda en la tienda, donde me asesoraron y pacientemente resolvieron todas las dudas que iban surgiendo, me ayudaron a tomar una decisión. No me gasté ni mucho ni poco dinero, compré un modelo de calidad rebajado de precio. Y durante tres años que seguí viviendo en esa ciudad acudí a comprar todo lo que necesitaba a la misma tienda.

Nunca en una tienda online habría podido elegir de la misma forma

Desde la perspectiva actual, con muchos kilómetros de patinaje en las piernas, los próximos probablemente sean diferentes. Pero no porque no me gusten los que tengo, sino porque ahora he cambiado y mi visión actual va hacia los patines todoterreno.

Naturalmente también tengo criterio propio por la experiencia y sé mucho mejor lo que quiero. Tal vez la próxima compra no dure ni media hora. Pero para la primera vez creo que hay que tomárselo con calma y cariño. Como todo 🙂