Anatomía de un patín en línea

Elementos de los patines en línea

Todos los patines en línea consisten en una serie de elementos comunes, que varían en su forma y composición en función del estilo al que se les dedica.

Un patín en línea consiste básicamente en una bota montada sobre una guía, a la que se ajustan una serie de ruedas montadas en línea. Dependiendo del estilo, la bota será de caña alta o baja, rígida o blanca, con un botín interior o sin él, con cordones, cierres de velctro o cierres mecánicos.

Ya véis que en las fotos siempre acabo poniendo mis viejos patines, pero es que les tengo mucho cariño!

Componentens de un patín en línea

Compontentes de mis viejos patínes freeskate

componentens de un patin de freeskate: bota rigida, botin interior, cierres

La guía es una pieza alargada de metal que hace de soporte para la bota y las ruedas. Suele ser de aluminio resistente o de compuestos con fibra de carbono. Las hay también de plástico compuesto y reforzado.

El peso es ligero en comparación con el soporte que debe dar. Según la longitud, que varía entre 23 y 33 centímetros aproximadamente, el patín soporta ruedas de diferentes tamaños, es más o menos maniobrable y veloz.

Las guías se pueden intercambiar entre muchos modelos de patines y existen tipos de guías universales que se adaptan a casi todos los patines de cualquier marca y estilo.

Las diferencias entre guías más características se encuentran en las guías para patines de agresivo, que llevan en la parte central un espacio curvo cubierto con algún taco o material deslizante que se utiliza para grindar (resbalar con la parte central del patin sobre un bordillo, barandilla o tubo).

El “alma” del patín se llama a la base de la bota que se atornilla a la guía. En los patines aptos para grindar, esta base viene reforzada y tiene un bordillo más ancho. Es lo que se suele llamar “soul plate” , traducido al español como “alma”. Esto es típico de los patines para agresivo y patinaje urbano.