10 consejos prácticos sobre el mantenimiento de patines en línea



Herramientas básicas para el cuidado de los patines

El cuidado de los patines no requiere mucho esfuerzo. Estos consejos para cuidar los patines en línea son fáciles de seguir.

El primer consejo es llevar siempre encima algunas herramientas básicas. Nada más molesto que ponerse los patines, empezar a rodar y darse cuenta de hay que ajustar una tuerca y no se lleva la herramienta adecuada.

herramientas_mantenimiento
Herramientas para mantenimiento de patines en línea

Las herramientas y materiales básicos para el mantenimiento de los patines son estas:

  • Una llave  Allen, una herramienta multiusos para patines o como mínimo la llave que viene con los patines.
  • Un pequeño pincel o un cepillo de dientes
  • Trapos o pañuelos limpios
  • Un poco de aceite de máquina (aceite de máquina de coser sirve perfectamente)
  • Solución de limpieza de rodamientos

La herramienta se debe llevar encima siempre. Es pequeña y casi no ocupa espacio, con lo que se puede llevar en un bolsillo perfectamente. Conviene llevar una llave adicional para soltar las ruedas más cómodamente sujetando los tornillos por ambos lados.

El resto de materiales, aunque tampoco ocupan mucho espacio, no son realmente necesarios para llevar encima. Si los patines están tan sucios como para necesitar abrir las ruedas o rodamientos, es mejor hacerlo en casa. Nada más desagradable que perseguir pequeñas bolas de metal en calles o plazas con alcantarillas.

bota y bota interior
Bota, bota interior y suela

Desmontar las ruedas y quitar la bota interior durante la limpieza

Desmonta las ruedas de los patines con tu llave Allen o típica llave triangular para patines. Abre las sujeciones de la bota y saca la bota interior o botín. De esta forma puedes ver y acceder mejor a todas las piezas que quieras limpiar. Comprueba que no haya pequeños defectos antes de la limpieza. Así no pierdes el tiempo limpiando piezas que de todos modos vas a tener que sustituir.

Limpia tus patines con un trapo húmedo y un cepillo

Como limpieza habitual tras una buena sesión de patines, deberías pasar un trapo húmedo por las botas y el chasis de tus patines. Esto no sólo los deja limpitos para agradar a la vista, también evita que polvo, arenilla o barro formen costras que más tarde se cuelen dentro de los rodamientos de las ruedas. También puede pasar que la humedad de charcos o salpicaduras formen pequeños focos de suciedad adherente que más tarde son más difíciles de quitar. Con un pequeño cepillo, por ejemplo un cepillo de dientes, se pueden limpiar las juntas de las ruedas y los rodamientos.

Pelos enredados en las ruedas, un potencial problema si no se limpian
Pelos enredados en las ruedas, un potencial problema si no se limpian

Mantén los rodamientos limpios de mugre

Una vez que hayas limpiado la zona de las ruedas y rodamientos con un cepillo, pasa un trapo limpio sin pelusas por los rodamientos con un poco de solución limpiadora o aceite de máquina. Nunca con agua. Esto ayuda a eliminar polvo y particular sin necesidad de utilizar agua o humedad (enemigos del patín). Gira las ruedas con el dedo para comprobar que rueda de forma suave y uniforme. Una gota de aceite en cada lado prolonga la vida de los rodamientos. Limpia los restos de aceite para evitar que queden restos que más adelante se mezclen con el polvo y formen películas de mugre. Si al girar la rueda se escuchan roces o chirridos, hay que cambiar o limpiar los rodamientos.

Comprueba el buen funcionamiento de cordones y hebillas

Conviene comprobar todas las hebillas o cordones de las botas. Si encuentras signos de desgaste o piezas sueltas habrá que sustituirlas.Esto es fácil de hacer y una medida básica de seguridadantes de la próxima salida.

sujecion_bota_5sujecion_bota_2

En las fotos un ejemplo de las hebillas de unos patines que funcionan con cordones y una cinta de plástico.

sujecion_bota_3sujecion_bota_4

Comprueba el interior de la bota

Tanto la bota interior como la exterior pueden  encontrarse  piedrecitas. Esto no daña al equipo pero es molesto al patinar. Para evitar que una vez puestos los patines, haya que volver a quitárselos por una piedra bajo los pies, es mejor comprobar antes que no haya nada en las partes sobre las que se apoya el pie, tanto en el botín interior como entre la bota y la guía.

Comprueba el estado de la bota fija

Aunque no practiques el estilo agresivo o juegues al hockey sobre patines, las botas también pueden sufrir con caídas y roces. Échale un vistazo a la bota para comprobar que no haya partes de sujeciones rodas.

taco_freno_2Comprueba el estado del taco de freno

La pieza de goma del freno está atornillada, por lo que conviene comprobar regularmente que no esté suelta. Además se debe comprobar si necesitas sustituirla. Hay una línea que indica si ya está demasiado desgastada, como el perfil de las ruedas de moto o coche. También conviene comprobar si el desgaste es sólo en un lado, esto te ayuda a entender mejor tu forma de patinar.

Comprobar el ajuste de los tornillos de las ruedasLa presión de ajuste de los tornillos en los ejes de las ruedas puede influir en la velocidad, ya que demasiada presión puede frenar las ruedas. Además se debe comprobar que no haya demasiado juego en cada rueda. Las ruedas deben ir bien sujetas pero manteniendo el giro libremente. Algunos patinadores usan un poco de pegamento para fijar los tornillos que tengan demasiado juego. No es aconsejable, ya que si entra dentro de la rueda se estropean los rodamientos y si hay que volver a sacar las ruedas hay que limpiar los restos de pegamento.

¿Te huelen los pies?

Unas horas patinando y aún los pies más limpios sudan copiosamente. Conviene airear la bota interior tras una sesión intensa. No sólo para eliminar malos olores, sino también para evitar que las bacterias conviertan tu bota en su hogar. Lo mismo aplica para las protecciones de rodillas, codos y manos. Sobre todo los protectores de muñeca oliendo mal si no se airean y limpiar de cuando en cuando. Tanto el botín como los protectores se pueden lavar con un poco de agua y jabín. En la lavadora sólo se deberían introducir dentro de una bolsa de red. Se dejan secar al aire.